Reseña – MCU: Marvel’s Daredevil

¡Por fin! El hecho de que ABC, y por consiguiente Disney, adaptara los cómics Marvel a la televisión del Marvel Cinematographic Universe (MCU) nos auguraba un futuro mark-steven-johnsoniano para todas aquellas historias oscuras que el universo de papel y tinta nos podía brindar: Dardevil, The Defenders, The Punisher, Moon Knight… Historias demasiado oscuras para el target de The Avengers Saga y que, adaptadas a todos los públicos, perderían la esencia de estos anti-héroes, como pasó en los cines a principio de la década pasada.

Sin embargo gracias a las libertades que un servidor privado como Netflix puede ofrecer, Marvel’s Daredevil de Drew Goddard nos trae sin duda la mejor adaptación posible para el Hombre sin miedo en las pantallas. Un brillante – o no tanto, por contexto – primer capítulo de The Defenders Saga que se merece con todos los puntos haber sido renovada para una segunda temporada (esperemos que con el mismo y perfecto formato de 13 episodios de 50 mins., BBC Style).

Pero, ¿por qué funciona esta serie tan bien? ¿Qué es lo que hace que le hayan llovido críticas tan positivas desde todos los ámbitos? Hay tres factores que hagan que funcione, y uno de ellos no es la originalidad de la historia – al fin y al cabo no es lo que nos cuenta (otra origin story clásica), sino cómo lo hace.

En primer lugar la historia funciona para el aficionado a las series de TV. Daredevil es al fin y al cabo un thriller de abogados con algo de acción, estilo Boston Legal meets The Wire. El añadido superhéroes está más que bien integrado, tan sutil y razonablemente que acabas creyendo que todo lo que ocurre en la serie es viable – excepto cuando se pone el traje rojo con cuernos, claro.

Como comentábamos, la trama de la serie es muy básica y desde el minuto uno sabes cómo acabará e incluso intuir qué personajes llegarán hasta el final. No obstante, lo que realmente importa en este caso es el proceso y desarrollo de los acontecimientos, ligados por unos personajes tan profundos que de incluso los secundarios no da tiempo a conocer sus pasados e identidades, ¡dejando con ganas de mucho más! De hecho, es difícil destacar alguno de ellos – exceptuando, claro, el impecable Wilson Fisk de Vincent D’Onofrio.

daredevil_horizontal-5characters_us-main

En segundo lugar, la serie funciona desde un punto de vista cinematográfico. La calidad técnica es impecable – muy, muy fan de los planos secuencia que abundan en la serie, comenzando por La Pelea del Pasillo del Ep. 2. Hay muchas maneras de contar una historia, y Marvel’s Daredevil utiliza todo aquello que el formato audiovisual puede ofrecer al máximo para contárnosla.

Los guiones de cada episodio son deliciosos, y es que las conversaciones, aun llenas de tópicos y frases imposibles sacadas de estados de Facebook, son totalmente creíbles en unos contextos y personajes tan bien diseñados como interpretados. El tempo de la historia es bueno, y gracias al cielo se toman su tiempo a explicar los eventos tal y como haga falta – en un Ep. pueden pasar dos días como una sola noche durante tres de ellos.

Por último, la historia funciona a nivel fan: como adaptación del cómic y parte del MCU. Es muy difícil adaptar un personaje como Daredevil de forma creíble a las pantallas, y sobre todo a un Kingpin que tenga unas creencias y valores más allá de las económicas, como el clásico villano de los ’70. Sin embargo la conversión del papel a la pantalla es más que creíble (oscura y terrible, como la misma realidad), dotando a cada personaje (cual más cual menos) de una personalidad tan real y empática que ni el espectador podrá decidirse con quién aliarse hasta el final de la temporada. Quitando de lado – por gustos, ya – el traje, es probablemente la mejor adaptación al MCU hasta la fecha.

Las referencias a este Universo, además, no paran de darse: podemos situar por contexto gracias a las conversaciones y diarios que todo tiene lugar tras la Batalla de Nueva York de The Avengers (2012) (la torre Vengadores se puede avistar de fondo de vez en cuando). Encontramos referencias en diarios a los eventos de The Incredible Hulk (2009), elementos de Agent Carter (2015) y referencias a todo aquello que vendrá más adelante – Las Puertas, la novia griega de Murdock, el curioso símbolo en los paquetes de heroína… Haría un análisis más profundo, pero ya se nos iría el santo al cielo— o el demonio al infierno.

Con muchas ganas ahora de ver Agents of S.H.I.E.L.D. y Avengers: Age of Ultron… y con más ganas de una segunda temporada de Daredevil para seguir más tarde este año con A.K.A. Jessica Jones.

Sergi

Reseña – Star Wars. Libro I, Skywalker ataca (Canon)

Vamos a ser sinceros. Cuando Disney compró Marvel todos nos llevamos las manos a la cabeza, y cuando compró la franquicia Star Wars nos las llevamos a la nuca. Pero cuando caímos en la cuenta de que eso suponía que Marvel sería la encargada de publicar los cómics de Star Wars, todos bailamos directamente La Macarena.

Disney/Marvel ya había demostrado su potencial al estrenar The Avengers en 2012 cuando se anunció la nueva trilogía de la saga galáctica y sus Anthology Films. Cuando nos dijeron que el vasto y delicioso Expanded Universe se convertía en meras Legends no-canónicas a todos nos cayó una lágrima… Sólo quedaba esperar a ver qué nuevas historias nos iban a re-contar con los cómics y novelas que se están publicando este año. Y, de forma aún más sincera, mi rabia interna me impedía dejar de lado esas “leyendas” para pasarme a lo nuevo…

Pero, qué queréis que le haga: este pasado 33 Salón Internacional del Cómic de Barcelona estaba plagado de consumidores con bolsas de Planeta Cómic publicitando el primer número de grapa de Star Wars, por un euro (¡UN EURO!) tan sólo un mes tras su publicación en USA. Así que, what the heck, había que unirse a la causa.

Y bien qué he hecho.

Parece estúpido, pero la sensación al tocar el número es espléndida – ese papel de fotografía satinada tan suave al tacto, y tan sólo abrirlo ya me di cuenta de que iba a ser bueno, ¡ni más ni menos que Joe Quesada de director creativo, ¡JOE QUESADA!! Sólo un verdadero fan de la saga podía devolverla Marvel con un:

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…

para seguir con un –

¡STAR WARS!

a doble cara y los títulos iniciales. Casi se puede sentir la música. Sencillamente fantástico.

Si tratamos el tema de la historia, Quesada y Aaron vuelven a los orígenes de los cómics Star Wars/Marvel: una historia de intriga, rebeldes contra Imperio, bien contra el mal, ambientada entre los eps. IV y V donde podemos encontrar a toda la tropa clásica – Luke, Han, Leia, Chewie, 3PO y R2 – contra el mismísimo Darth Vader. Y es que eso es lo que lo hace redondamente bueno, y es que es lo de siempre, contado de nuevo, pero de otra manera. Pura aventura, pura épica, puros clichés, al más estilo Star Wars.

Couv_242798Las ilustraciones de Cassaday y de Martin son impecables, disfrutadas hasta por mi viejo padre. Y aunque los diálogos son correctos en relación a calidad-personaje (dejando de lado la imperiosa necesidad de 3PO dejando claro el momentum en el que nos encontramos para situar al lector), la traducción pierde fuerza (que no Fuerza). Ese “tengo una muy buena corazonada” en vez de “tengo un buen presentimiento” es doloroso.

Estoy muy emocionado por poder encontrar mensualmente y tan al día esta nueva colección en casa. Una colección que podemos disfrutar toda la familia al fin: si mi padre que vio destruir la Estrella de la Muerte en cines le da el visto bueno, es que realmente es bueno. Ahora a esperar al cuatro de mayo para Darth Vader y Princesa Leia.

¡Que la Fuerza os acompañe!

Sergi

Reseña – Memorias de Harleck: Alma

Alma, el primer libro de la tetralogía Memorias de Harleck, es la nueva y acertada apuesta de Edhasa por la literatura fantástica para jóvenes adultos y, sin duda, ha acertado. La novela prima de Roger Peruga y Pau Sitjar (ambos barceloninos nacidos a primeros de la década de los ’90) es sin duda la mejor novela de fantasía épica que se ha publicado en nuestro país durante las últimas décadas, proponiéndose – de forma muy acertada – reinventar el género para una nueva generación de lectores que busca dar el salto entre el Idhún de la paisana Gallego y el Poniente del Martin de éxito.

Memorias_de_Harleck_AlmaCon una clara inspiración de diversos autores – entre ellos Paollini y Tolkien – Alma se dispone desde las primeras páginas a asentar al lector en un ambiente conocido centrándose en la historia del joven Erlin: un granjero cuyo destino de trágico héroe obligado a forjarse a sí mismo se repite obligadamente como se ha repetido desde la tragedia de Perseo. Sin embargo no pasa mucho tiempo desde que los tópicos y clásicos literarios de la fantasía comienzan a resquebrajarse: maestros sabios que no son ni tan maestros ni tan sabios, mejores amigos y compañeros de viaje cuya lealtad se aleja a la que establece Sam Gamyi, y antagonistas cuya empatía con el lector les aleja del término ‘enemigo’ o ‘malvado’.

El hecho de que los personajes en esta novela para jóvenes adultos se desarrollen de maneras mucho más humanas y anti-heroicas a las que hasta ahora el lector está acostumbrado, así como la aparición de personajes – en principio – secundarios  tan ricos como el guerrero Aldan, el corsario Eimos y la hechicera Valra, hacen la lectura mucho más entretenida: las verosímiles y lógicas actitudes de cada uno de los personajes provoca impaciencia por qué eventos cambiarán el curso de la historia de una página a otra.

Peruga y Sitjar han creado, además, el mundo utópico de todos los nuevos escritores fantásticos: un universo en el que la cultura y la religión es tan rica y significativa como en la Tierra Media; un conjunto de nuevas razas para todos aquellos hartos de leer historias protagonizadas por elfos y enanos – soy especialmente fan de las razas reptil y magmáticas que aparecen en la novela; y el rediseño de la magia como elemento natural y bajo leyes físicas, similar a las que testan Pullman en la trilogía de La Materia Oscura y Sanderson en varias de sus firmas.

Claramente, el hecho de que Alma sea la primera novela de ambos jóvenes autores implica que diferentes aspectos cojean: la narrativa es algo extraña al haber pasado por cuatro manos diferentes – sin tener en cuenta las correcciones posteriores – y algunos aspectos de la trama suelen quedar en el aire (el lector, sin embargo, es más que capaz de solventarlos por sí mismo). Además, aunque realmente Alma es una novela que claramente rompe tópicos, estos aparecen muy entrados en la trama, por lo que el lector puede encontrarse con una novela clásica de aventura épica sin más si decide dejar la lectura a tiempo.

Estas nimiedades sin embargo son compensadas por el trepidante ritmo de la trama – llena de aventuras y batallas de detallada narrativa, hasta tal punto que parece estar viéndolas sobre un mapa de estrategia militar, así como escenas épicas, inolvidables y mágicas (en todas las definiciones de la palabra) que ponen a prueba la imaginación del lector.

La historia de Erlin, primera pieza en la historia de Harleck, es realmente entretenida y deja con ganas de más. Peruga y Sitjar han conseguido lo inimaginable: traer de nuevo la fantasía épica a las estanterías de los jóvenes lectores fantásticos con calidad. Memorias de Harleck: Alma es un must read para todos aquellos noveles y ya entrados en la épica fantástica.

Sergi

Reseña – Over the Garden Wall

Over the Garden Wall es la pieza de animación más pura y brillante que ha visto la televisión en años, un clásico instantáneo desde el momento en que se emitió.

Creada por Patrick McHale y Katie Krentz en base a un previo cortometraje titulado Tome of the Unknown, y producida por Cartoon Network, Over the Garden Wall nos cuenta la historia de dos hermanos, Wirt y Greg que, con la ayuda de un pájaro parlante llamado Beatrice, cruzarán el bosque conocido como The Unknown para llegar a casa. Durante el camino encontrarán toda clase de personajes fantásticos ligados a historias tan encantadoras como escalofriantes mientras intentan evadir contacto con el Leñador y la Bestia.

La serie, que consta de diez episodios de doce minutos cada uno, consigue desprender en cada uno de ellos aquella sensación que despierta ver El viaje de Chihiro de Miyazaki, llenando cada etapa del viaje de elementos que tribulan entre lo fantástico y lo onírico. Despierta sin duda más de un sentimiento por cada aventura que viven los personajes.

La trama se desarrolla perfectamente y a buen ritmo, girando cuando ha de girar y desvelando al espectador los secretos a lo desconocido a cuenta-gotas, la mayoría de ellos previsibles para el público más adulto quizá, pero narrados con una delicadeza y un detallismo impecables.

Los personajes consiguen transmitirnos sus objetivos y esperanzas en tan solo minutos de aparecer en pantalla, y es que de aquellos que les dan vida no se podría esperar menos: Elijah Wood (The Lord of the Rings), Christopher Lloyd (Back to the Future), Tim Curry (The Rocky Horror Picture Show) y el Monty Python John Cleese son algunas de las voces que dan vida a la serie.

La dirección de los episodios, así como la animación y el diseño de la serie desde la cabecera a los entornos y los personajes son ideales, recordando estos a veces a la animación japonesa de la década de los setenta. Y, lo que corona a la serie por encima de todo, es la música y las letras de las canciones interpretadas, de esas que no puedes parar de reproducir una vez has oído y que proporcionan la harmonía necesaria para hacer del conjunto una obra maestra.

over-the-garden-wall-lo-desconocido

Con Over the Garden Wall te emocionas, ríes, te mantiene intrigado… Como podéis ver, he disfrutado la serie mucho, como niño y como adulto. La recomiendo de corazón, sobre todo cuando – no. Mejor vedla vosotros.

Sergi

Reseña – Star Wars Rebels: Season One (Canon)

¡El fuego de la rebelión se extiende a través de la galaxia!

Star_Wars-Rebel_season_finale

The Empire is weak!

Ayer tuvo lugar el épico final de temporada de Star Wars Rebels. Aunque realmente ‘épico’ se queda corto: incursiones, batallas espaciales, duelos de luz contra oscuridad, tensión, humor, la Marcha Imperial, tres cameos inesperados… Un digno final de temporada para el inicio de una nueva época dorada para Star Wars.

Pero no es solo el hecho de que la serie recupere el espíritu de la saga original, como ya comenté en la reseña de Idiot’s Array, es el hecho de que, como consiguen las nuevas precuelas del cine y la televisión, logra explicarnos de nuevo una historia que ya conocemos desde otro punto de vista, intrigándonos, sorprendiéndonos y emocionándonos.

Es cierto que a primera vista de los catorce episodios de veinte minutos que dura la primera temporada, muchos de ellos parecen livianos y algo estúpidos. Sin embargo hay que recordar lo que decía Obi-Wan sobre los puntos de vista, y ahora que ha acabado la temporada ver el todo como una historia englobada: los tres o cuatro episodios que cojean son compensados por una primera temporada que aporta más a la saga canónica que lo que el fan esperaba (y que lo que aportaron los episodios I, II y III).

El desarrollo de los personajes de Ezra y Kanan, así como la relación entre los miembros de la célula rebelde principal, son deliciosos. Sorprende la cantidad de secundarios a los que coges cariño y de los que esperas saber más, como también –

SPOILERS AHEAD

las inesperadas muertes, apariciones de personajes como Tarkin y Vader, la crueldad que presentan junto al Inquisidor y, en general, a crudeza con la que se muestra el Imperio Galáctico.

Fascinante también la aparición magistral de Ashoka Tano, la aprendiz de Skywalker en The Clone Wars que a tantos fans nos cayó gorda en un principio y que adoramos en el momento de su partida. ¿No sería fantástico verla luchar con su antiguo maestro?

END OF SPOLER AREA

Screenshot3Star Wars Rebels: Season One ha sido un amanecer brillante para la nueva historia de origen de la Alianza Rebelde. Volver a ver a Trespeó, Erredós, y Lando ha sido un sueño. He disfrutado como un bobo, pese a sus más y sus menos, y no quepo en mi gozo al pensar que pronto tendremos más.

Ahora a esperar a  Star Wars Rebels: Season Two y, claro, Star Wars, Episode VII: The Force Awakens. Que la Fuerza os acompañe.

Sergi

 

Reseña – MCU: Agent Carter

Tras una parece-que-primera-de-muchas temporada, Agent Carter ha cerrado su trama con un espléndido octavo episodio esta semana. Siguiendo los pasos de Agents of S.H.I.E.L.D. (AOS), este extenso One Shot de MARVEL (el primero de muchos, ya que Daredevil le sigue de cerca en abril) ha dado mucho que hablar, además de tocado temas relevantes para la trama general del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU). Y a mí me ha encantado.

Ya no es sólo la ambientación y cinematografía, sino cómo consiguen lo imposible: interesarse por una trama-precuela que ya sabemos cómo va a acabar (o cómo no va a hacerlo, al menos). Y es que, para situarnos un poco, Agent Carter tiene lugar históricamente en el MCU tras los eventos de Captain America: The First Avenger (2011) y el One Shot Agent Carter, que se incluye como extra en las versiones físicas de Iron Man 3 (2013).

Gracias a dicho cortometraje, Captain America: The Winter Soldier (CA:TWS) y AOS sabíamos que Peggy Carter (Hailey Atwell) debía acabar fundando S.H.I.E.L.D. junto a Howard Stark (Dominic Cooper)… entonces, ¿qué es lo que nos engancha de la serie?

Empezamos por lo más interesante: una trama. Como toda serie de espías, Agent Carter nos presenta un misterio y una investigación encubierta, que durante todo el relato de los sucesos juega con nuestras percepciones y nos conduce a situaciones límite, en ocasiones, grotescamente inesperadas.

Además, la concepción de eventos y escenarios al más puro Bond, pero veinte años antes, atrae mucho la atención del espectador, sobre todo cuando consiguen hacerte recordar que los acontecimientos están teniendo lugar en la Nueva York de la post-guerra. Todo acompañado, claro, de la mágica esencia MARVEL y los inventos de Stark Industries. Sencillamente delicioso.

Por supuesto la joya la encontramos en la concepción y desarrollo de personajes.

Peggy Carter presenta un principal perfecto y el mayor atractivo de la serie – y no por su belleza y el exquisito acting de Atwel (que también), sino por su papel revolucionario y feminista en una sociedad que, en el fondo, no va desentendida de cómo somos actualmente. Carter representa el cambio en una sociedad que debería haber cambiado, así como la interminable lucha por los derechos e igualdades en la misma. Es inteligente y fuerte en todos los sentidos, pues debe afrontar más que los problemas que se nos puedan presentar en el día a día – ya sean unos rufianes o el recuerdo de un ser querido.

DOMINIC COOPER, HAYLEY ATWELL, JAMES D'ARCY

Stark. Carter. Jarvis.

 

Edwin Jarvis (James D’Arcy) es un excelente compinche y ayudante. Sin duda mi personaje preferido, es una perfecta adaptación del personaje del cómic original (quizá no físicamente). Aporta a la serie ese toque de humor británico que, de alguna manera, el personaje de Stark no aporta aun dejando de lado su ausencia.

Los miembros de la S.S.R. y amigas y vecinas de Carter son un buen ejemplo de secundarios perfectamente desarrollados sin importar su papel en la serie. Muy, muy fan del personaje del Jefe Dooley magistralmente interpretado por Shea Whigham.

Y he aquí el plato gordo: el enemigo. La concepción de LEVIATHAN, el Proyecto Black Widow y la crudeza con las que se desarrollan los eventos, además de…

SPOILER ALERT!

… la re-concepción de H.Y.D.R.A. a través del cameo de Armin Zola (Toby Jones) en la series finale, o el hecho de que se nos confirme que, tal y como se mostraba en el One Shot All Hail The King (junto a Thor: The Dark World (2013)), el Mandarín anda por ahí vivito y coleando.

END OF THE SPOILER ZONE

Resumiendo. Tal y cómo habían hecho con AOS, sabía que Agent Carter sería una gran serie. La esperé como fan del MCU desde el One Shot, pero ha superado mis expectativas como espectador y fan, así como cineasta (no tanto como guionista). Entretenida, bien construida, fluida, con unos personajes y actores exquisitos – ¡además de chicha para el MCU y los marvelitas!

Por suerte parece que va a haber una segunda temporada – hasta entonces, Carter aparecerá de nuevo en Avengers: Age of Ultron. Y yo no me la voy a perder.

Sergi

Reseña – Derek

Ricky Gervais es una de las celebridades vivas a las que más admiro. Y es que no solamente es un brillante guionista y director, así como actor y cómico en general, sino que es una bellísima persona. Inteligente, divertido y atrevido son las palabras que le definirían mejor (al menos, a través de lo que deja ver en sus redes sociales), y es así una persona comprometida con el arte, los derechos humanos y los animales.

Tomemos la descripción del humorista británico del párrafo anterior y cambiemos su nombre por el título de su última serie de televisión: Derek es Ricky en cuerpo y alma.

El amor por lo sencillo

#DerekSays be nice to animals.

Gervais, aparte de innumerables shows y monólogos (sus hostings de los Golden Globes son hilarantes), es el padre de dos brillantes comedias, Extras y la considerada una de las mejores series de los último veinte años The Office. Sin embargo Derek es la culminación de su obra como artista y persona: divertida, crítica y entrañable a más no poder.

La serie gira alrededor de Derek Knoves (interpretado por Gervais), un alegre cincuentón con la mente e imaginación de un niño de diez años que trabaja en el geriátrico Broad Hill. Le acompañan siempre la directora del centro, Hannah, y sus mejores amigos Dougie el encargado de mantenimiento, y el pervertido y borracho sintecho Kev. Gracias al programa de televisión que está siguiendo la vida de Derek (el formato de la sitcom es similar al utilizado posteriormente en The Office), podremos seguir la evolución de Derek y su percepción de la vida y la muerte, de la bondad, del amor y lo maravillosa que puede ser la vida si quieres. La vida es simple, pero eso no significa que sea fácil.

Con únicamente dos temporadas de seis episodios cada una (durando cada uno de ellos tan solo veinte minutos) y un especial de cuarenta y cinco minutos estrenado la pasada Navidad, Derek mantiene una calidad exquisita de principio a fin, con unos personajes muy bien desarrollados en un entorno creíble y unos extras que no merecen ser etiquetados como tal.

Los Tres de Broad Hill

De derecha a izquierda – Kev (David Earl), Derek (Ricky Gervais), Dougie (Karl Pilkington) y Poppy el conejo.

Personalmente me atrevería a decir que Derek es una de esas piezas de arte que me ha cambiado la vida. No sólo me he reído y me he encariñado con los diferentes personajes de la serie (todos increíblemente bien trabajados e interpretados), o soltado una lágrima – o más de una -, en la gran mayoría de episodios, sino que me ha dado la oportunidad de reflexionar y aprender acerca de temas tan comunes que tardamos eones en darnos cuenta de lo importantes y lo profundos que son, amén de importantes en nuestra vida.

Me siento orgulloso de decir que tras ver Derek me siento un hombre nuevo, un hombre mejor. Mucho más feliz de mi vida y de lo que me rodea. Apreciando el día a día y sus pequeñas cosas mucho, mucho más.

La recomiendo más que encarecidamente.

Sergi