Reseña – MCU: Avengers: Age of Ultron

¡Atención: esta reseña NO CONTIENE SPOILERS!

Tres años después del estreno y el éxito de The Avengers, los héroes más poderosos de Marvel (y Disney) vuelven a reunirse en Avengers: Age of Ultron (Los Vengadores: la era de Ultrón en España). En esta secuela, Joss Whedon vuelve a la carga con más poder creativo que nunca junto al cast recurrente de no sólo ya su antecesora, sino también de las sagas de Iron Man, Thor y Captain America (además de nuevas caras, claro).

Age of Ultron, junto a la esperada Ant-Man, son las dos últimas películas de la Segunda Fase del Universo Cinematográfico Marvel (MCU) y de las cuales se espera mucho por parte de los fans del Universo en general y de los superhéroes en particular. Pero, ¿cumple esas expectativas? Vamos a analizar los aspectos más relevantes de su funcionamiento.

Avengers 2 funciona como secuela, pero no de la misma manera para el espectador medio que para el fan. Aunque Whedon a la hora de explicarnos la historia nos da mucha información útil para aquellos que no han visto CA: The Winter Soldier (2014), Thor: TDW (2013) o Guardians of the Galaxy (2014), o incluso evade sub-elementos de teórica importancia de Iron Man 3 (2013) y Agents of S.H.I.E.L.D. (2013 – actualidad), da por hecho que otros elementos y personajes de estas películas son conocidos por todos los espectadores. Sin embargo, la mitad de los que visitan las salas de cine van como fans de la primera película y amantes del género, ausentes de todo aquello que rodea las franquicias de súper-héroes Marvel que protagonizan el largo.

avengers-age-of-ultron2Por otro lado, el hecho de que no conozcan las tramas y sub-tramas no implica que no puedan disfrutar de un nuevo y más profundo desarrollo de sus personajes preferidos (gracias por este nuevo y aprovechado Hawkeye de Jeremy Renner), así como de escenas de acción trepidantes y una trama clásica bien construida, con todos aquellos elementos y clichés que se esperan de la misma. ¿Funciona como secuela, pues? Sí, en parte, pero mucho mejor como un  capítulo más de la Saga del Infinito.

Si hablamos desde el punto de vista cinematográfico, la película presenta elementos de los que estar orgullosa: un guion divertido y emocionante, clásico de una buena película de entretenimiento y superhéroes; unos personajes (y villanos) mucho más desarrollados de lo esperable en este ámbito e interpretados por un cast que derrocha química en pantalla; y un tempo bien pausado – al menos mucho mejor que el de su antecesora. AoU contiene unas de las mejores escenas de acción jamás vistas en el cine, rodadas con la tecnología práctica y generada por ordenador más avanzadas que combinan deliciosamente en pantalla (muy, muy fan de los planos secuencia y travellings de combate que abundan en el filme). Aun así, a diferencia de lo que comentábamos en la reseña de Marvel’s Daredevil, la cinematografía se centra en explicar la historia de la manera más impactante y entretenida posible sin aprovechar las infinitas posibilidades que puede ofrecer el cine para contarnos lo que ocurre.

Como adaptación de cómic (ya no hablamos de historia, hablamos de personajes y aquí sí que podemos encontrar algo que nos destripe conceptos, no la peli en sí, aviso), la película deja un muy, muy buen sabor de boca. Si algo me daba miedo era el trato de Ultron (James Spader): en el tráiler se mostraba un humanoide-transformer con personalidad humana muy diferente a los cómics, sin embargo todo cobra sentido al darnos cuenta de que el Ultron del MCU no es más que un Tony Stark (Robert Downey Jr.) de latón. Es cuestión de comprender y acostumbrarse.

El desarrollo de cuatro personajes impacta para muy bien, ciertamente. El Barton de AoU es por fin aquello que siempre quisimos que fuera, y no lo que vimos en The Avengers (también se explica por qué no le hemos visto desde antes de que cayera S.H.I.E.L.D. en CA: TWS). Los gemelos Maximoff son, por suerte, mucho más profundos y tangibles de lo que se esperaría de ellos en lo que salen de película – se empieza a ver por dónde van los tiros con Wanda (Elizabeth Olsen) y, bueno, al menos Pietro (Aaron Taylor-Johnson) no es el mismo personaje de X-Men: Days of Future Past (2014). Y, claro, luego tenemos a Vision… Wow. No digo nada, y lo digo todo.

vision-avengers-age-of-ultron

En resumen: aunque The Avengers: Age of Ultron no es la película que podría haber llegado ser, roza la perfección superando en casi todos los aspectos a su antecesora. Divertida y entretenida para todos los públicos (fans y amantes del género), es una película para ver una y otra vez – llena de acción y elementos increíbles, corta para su larga duración, y con una BSO de lujo (con leitmotivs de antecesoras, ¡gracias Danny Elfman!). Además, avanza enormemente con la trama del MCU y nos da mucho hype por ver qué ocurre en Ant-Man y aquello que nos vaya a brindar en tres años Avengers: Infinity War, Part I.

En fin, creo que voy a verla otra vez. Avengers…!

Sergi

Reseña – MCU: Marvel’s Daredevil

¡Por fin! El hecho de que ABC, y por consiguiente Disney, adaptara los cómics Marvel a la televisión del Marvel Cinematographic Universe (MCU) nos auguraba un futuro mark-steven-johnsoniano para todas aquellas historias oscuras que el universo de papel y tinta nos podía brindar: Dardevil, The Defenders, The Punisher, Moon Knight… Historias demasiado oscuras para el target de The Avengers Saga y que, adaptadas a todos los públicos, perderían la esencia de estos anti-héroes, como pasó en los cines a principio de la década pasada.

Sin embargo gracias a las libertades que un servidor privado como Netflix puede ofrecer, Marvel’s Daredevil de Drew Goddard nos trae sin duda la mejor adaptación posible para el Hombre sin miedo en las pantallas. Un brillante – o no tanto, por contexto – primer capítulo de The Defenders Saga que se merece con todos los puntos haber sido renovada para una segunda temporada (esperemos que con el mismo y perfecto formato de 13 episodios de 50 mins., BBC Style).

Pero, ¿por qué funciona esta serie tan bien? ¿Qué es lo que hace que le hayan llovido críticas tan positivas desde todos los ámbitos? Hay tres factores que hagan que funcione, y uno de ellos no es la originalidad de la historia – al fin y al cabo no es lo que nos cuenta (otra origin story clásica), sino cómo lo hace.

En primer lugar la historia funciona para el aficionado a las series de TV. Daredevil es al fin y al cabo un thriller de abogados con algo de acción, estilo Boston Legal meets The Wire. El añadido superhéroes está más que bien integrado, tan sutil y razonablemente que acabas creyendo que todo lo que ocurre en la serie es viable – excepto cuando se pone el traje rojo con cuernos, claro.

Como comentábamos, la trama de la serie es muy básica y desde el minuto uno sabes cómo acabará e incluso intuir qué personajes llegarán hasta el final. No obstante, lo que realmente importa en este caso es el proceso y desarrollo de los acontecimientos, ligados por unos personajes tan profundos que de incluso los secundarios no da tiempo a conocer sus pasados e identidades, ¡dejando con ganas de mucho más! De hecho, es difícil destacar alguno de ellos – exceptuando, claro, el impecable Wilson Fisk de Vincent D’Onofrio.

daredevil_horizontal-5characters_us-main

En segundo lugar, la serie funciona desde un punto de vista cinematográfico. La calidad técnica es impecable – muy, muy fan de los planos secuencia que abundan en la serie, comenzando por La Pelea del Pasillo del Ep. 2. Hay muchas maneras de contar una historia, y Marvel’s Daredevil utiliza todo aquello que el formato audiovisual puede ofrecer al máximo para contárnosla.

Los guiones de cada episodio son deliciosos, y es que las conversaciones, aun llenas de tópicos y frases imposibles sacadas de estados de Facebook, son totalmente creíbles en unos contextos y personajes tan bien diseñados como interpretados. El tempo de la historia es bueno, y gracias al cielo se toman su tiempo a explicar los eventos tal y como haga falta – en un Ep. pueden pasar dos días como una sola noche durante tres de ellos.

Por último, la historia funciona a nivel fan: como adaptación del cómic y parte del MCU. Es muy difícil adaptar un personaje como Daredevil de forma creíble a las pantallas, y sobre todo a un Kingpin que tenga unas creencias y valores más allá de las económicas, como el clásico villano de los ’70. Sin embargo la conversión del papel a la pantalla es más que creíble (oscura y terrible, como la misma realidad), dotando a cada personaje (cual más cual menos) de una personalidad tan real y empática que ni el espectador podrá decidirse con quién aliarse hasta el final de la temporada. Quitando de lado – por gustos, ya – el traje, es probablemente la mejor adaptación al MCU hasta la fecha.

Las referencias a este Universo, además, no paran de darse: podemos situar por contexto gracias a las conversaciones y diarios que todo tiene lugar tras la Batalla de Nueva York de The Avengers (2012) (la torre Vengadores se puede avistar de fondo de vez en cuando). Encontramos referencias en diarios a los eventos de The Incredible Hulk (2009), elementos de Agent Carter (2015) y referencias a todo aquello que vendrá más adelante – Las Puertas, la novia griega de Murdock, el curioso símbolo en los paquetes de heroína… Haría un análisis más profundo, pero ya se nos iría el santo al cielo— o el demonio al infierno.

Con muchas ganas ahora de ver Agents of S.H.I.E.L.D. y Avengers: Age of Ultron… y con más ganas de una segunda temporada de Daredevil para seguir más tarde este año con A.K.A. Jessica Jones.

Sergi

Reseña – Derek

Ricky Gervais es una de las celebridades vivas a las que más admiro. Y es que no solamente es un brillante guionista y director, así como actor y cómico en general, sino que es una bellísima persona. Inteligente, divertido y atrevido son las palabras que le definirían mejor (al menos, a través de lo que deja ver en sus redes sociales), y es así una persona comprometida con el arte, los derechos humanos y los animales.

Tomemos la descripción del humorista británico del párrafo anterior y cambiemos su nombre por el título de su última serie de televisión: Derek es Ricky en cuerpo y alma.

El amor por lo sencillo

#DerekSays be nice to animals.

Gervais, aparte de innumerables shows y monólogos (sus hostings de los Golden Globes son hilarantes), es el padre de dos brillantes comedias, Extras y la considerada una de las mejores series de los último veinte años The Office. Sin embargo Derek es la culminación de su obra como artista y persona: divertida, crítica y entrañable a más no poder.

La serie gira alrededor de Derek Knoves (interpretado por Gervais), un alegre cincuentón con la mente e imaginación de un niño de diez años que trabaja en el geriátrico Broad Hill. Le acompañan siempre la directora del centro, Hannah, y sus mejores amigos Dougie el encargado de mantenimiento, y el pervertido y borracho sintecho Kev. Gracias al programa de televisión que está siguiendo la vida de Derek (el formato de la sitcom es similar al utilizado posteriormente en The Office), podremos seguir la evolución de Derek y su percepción de la vida y la muerte, de la bondad, del amor y lo maravillosa que puede ser la vida si quieres. La vida es simple, pero eso no significa que sea fácil.

Con únicamente dos temporadas de seis episodios cada una (durando cada uno de ellos tan solo veinte minutos) y un especial de cuarenta y cinco minutos estrenado la pasada Navidad, Derek mantiene una calidad exquisita de principio a fin, con unos personajes muy bien desarrollados en un entorno creíble y unos extras que no merecen ser etiquetados como tal.

Los Tres de Broad Hill

De derecha a izquierda – Kev (David Earl), Derek (Ricky Gervais), Dougie (Karl Pilkington) y Poppy el conejo.

Personalmente me atrevería a decir que Derek es una de esas piezas de arte que me ha cambiado la vida. No sólo me he reído y me he encariñado con los diferentes personajes de la serie (todos increíblemente bien trabajados e interpretados), o soltado una lágrima – o más de una -, en la gran mayoría de episodios, sino que me ha dado la oportunidad de reflexionar y aprender acerca de temas tan comunes que tardamos eones en darnos cuenta de lo importantes y lo profundos que son, amén de importantes en nuestra vida.

Me siento orgulloso de decir que tras ver Derek me siento un hombre nuevo, un hombre mejor. Mucho más feliz de mi vida y de lo que me rodea. Apreciando el día a día y sus pequeñas cosas mucho, mucho más.

La recomiendo más que encarecidamente.

Sergi

Reseña – Star Wars Rebels • S1E09: Idiot’s Array (Canon)

Lando y ChopperEl noveno episodio, y segundo tras el parón de Navidad, de Star Wars Rebels es sin duda el más divertido a la par que emocionante y entretenido que se ha emitido hasta la fecha. Kevin Hopps se sale de las tablas (como los midiclorianos en Anakin) en relación a los otros dos episodios escritos hasta ahora, Figther Flight y Out of Darkness, que habían tenido poca trascendencia en la serie.

Billy Dee Calrissian

Billy Dee Williams vuelve a calzar las botas de Lando Calrissian treinta y cinco años después.

Pero no es sólo las risas que nos hace sacar lo que dota de trascendencia a este episodio, ya que un personaje muy especial hace un cameo más que notable. Lando Calrissian vuelve con todo su mostacho y esplendor, re-interpretado por el mismísimo Billy Dee Williams que no ha perdido su glamour en treinta y cinco años.

A diferencia del cameo de Yoda (con el mítico Frank Oz dándole vida) en el pasado episodio, Lando juega en Idiot’s Array un papel muy importante cuando “contrata” al grupo de rebeldes para poder atravesar un bloqueo imperial. Digamos que se juega un Solo-Kenobi-Alderaan cambiando el papel que tendría su amigo en esta ocasión.

La situación en general es hilarante de por sí, con el dandi camelándose la tripulación femenina del Ghost, pero es el diálogo y lo bien llevadas que están las relaciones entre los personajes y las situaciones (hasta extremos casi absurdos, como la batalla vóley-playa final) lo que hace de este episodio el más cómico. Pero no cómico nivel Ewoks o Jar-Jar, cómico al más puro estilo Star Wars.

En cuanto a la escena de acción… ¡el sable láser-blaster de Ezra!

Steward Lee consigue captar lo mejor de cada momento y desarrollar la relación entre los personajes, dándoles a todos su peso oportuno (incluidos a Chopper y Sabine, que poca fuerza suelen tener) y deleitando al público con un épico retorno del mayor pirata de la galaxia.

Lo mejor: la banda sonora rescatada de El imperio contraataca, el juego de Sabbac fuera de un videojuego, las situaciones cómicas y el cerdo-globo iniciando al Lando entreprenour.

Lo peor: un villano estúpido (otra vez) y una Twi’lek esclava (otra vez).

Sergi