Reseña – Star Wars: Tarkin (Canon)

Con la impetuosa intención de reinstaurar y reconstruir el universo de Star Wars tras la compra de sus derechos, Disney y Del Rey publicaron de la mano de James Luceno (veterano en las Legends warsies), Star Wars: Tarkin – entre otras muchas novelas, claro.

Con tanto bamboleo y ataque liminal y súper-liminal de que se acerca el estreno de The Force Awakens, y aun reticente de separarme del Universo Expandido, Tarkin ha sido mi elección para re-adentrarme en el universo que tan bien ha tratado Rebels (2014 -) durante todo este año pasado. Y he de adelantarme diciendo que he acertado.

Tarkin_novel_artEl Grand Moff Wilhuff Tarkin interpretado por Peter Cushing en A New Hope (1977) es probablemente uno de los más impecables villanos en la historia del cine – aun habiendo durado poco su puesta en escena.  Sin embargo, y quizá por el amplio abanico de su target, el trato del personaje en The Clone Wars (2008-’14) y Rebels sabe a poco más que el de “malote serio estandarizado”. Era necesario que alguien le diera un trasfondo de calibre a alguien que tan bien ha servido al Imperio.

Los sucesos de la novela tienen lugar cinco años tras el final de Las Guerras Clon. La galaxia está en plena recesión económica, sobre todo en el Borde Exterior, mientras que en Coruscant el Imperio toma partido de la situación y crece exponencialmente. La carrera militar de Tarkin, así como su favorable relación con el ex Canciller Supremo Palpatine, le han otorgado una misión más allá de la expansión, pacificación o militarización del Nuevo Orden: la supervisión del proyecto secreto de construcción del Arma Definitiva en Geonosis. Sin embargo, su cometido se ve entorpecido cuando un inesperado ataque a las instalaciones secretas bajo su supervisión da a entender que el proyecto no es tan secreto, y que hay disidentes dentro de las fronteras imperiales que están empezando a alzarse en contra del Emperador…

Lo primero que sorprende de la novela es ver cómo, siguiendo el modus operandi de algunos episodios de The Clone Wars, Luceno y los directores creativos de Disney consiguen enlazar sin-sentidos y cabos sueltos de la trilogía original y las precuelas de Lucas. Así, se entiende mejor la relación de Dooku con Poggle el Menor y por qué comienzan Las Guerras Clon; cómo evolucionan personajes como Motti o Yularen de la serie al Episodio IV; quiénes eraN exactamente la Federación de Comercio, por qué poseían un planeta entero y un ejército de droides; y cómo y por qué empezó la Crisis de Naboo que vemos en The Phantom Menace (1999), etc.

Por otro lado, podemos observar una agradecidamente leve transición del universo que nos muestran las precuelas al de la trilogía original, con la presentación de nuevos conceptos, entidades y organigramas que conforman la galaxia; el porqué de la precariedad de los mundos que vemos visitar a Luke comparados con la magnificencia y tecnología de las películas modernas; y, lo más importante: cómo Wilhuff Tarkin llega a ser el despiadado líder territorial que vemos en A New Hope y de dónde viene esa lealtad de Darth Vader hacia él cuando, la última vez que les vimos juntos, el entonces capitán juzgaba por traición a Ahsoka Tano, la estimada aprendiz de Skywalker.

La novela pues juega tres papeles: en primer lugar, se trata de la biografía de Tarkin desde que empieza su adiestramiento cuarenta años atrás en su planeta natal, Eriadu, hasta su proclamación como Grand Moff, como le vemos en el episodio IV. James Luceno refuerza así la imagen del personaje que admiramos en sus breves aportaciones a la captura rebelde en ANH.

Por otro lado, nos cuenta cómo, poco a poco, a través de la mente de un solo hombre se Tarkin_Back_Covermodela un Nuevo Order, el Imperio Galáctico, y todo mientras persigue, en una enrevesada trama de persecución y batallas de ingenios (Wilhuff Tarkin vuelve a ser Sherlock Holmes), a los perpetradores disidentes que quieren amargarle el día. ¡Es fantástico ver otra buena historia narrada desde el punto de vista de los malos! Quizá, después de todo, la Rebelión se equivocaba y Darth Sidious tenía razón…

Y por último, Luceno desarrolla y detalla como nunca antes cada miembro del triunvirato que gobierna la galaxia – El Emperador, Darth Vader y el mismo Tarkin -, enriqueciendo así unos personajes de los cuales saber mucho sabe a poco.

¿Lo peor? Extrañamente, a veces se trata a Vader y Tarkin como una versión interestelar de la extraña pareja, aprendiendo a respetarse mutuamente a cada aventura que pasan juntos a través del Borde Exterior… Podría dar para un par de sketches para el Robot Chicken de Seth Green.

Y, aunque los personajes principales son realmente interesantes, ni los propios adversarios ni sus propias aptitudes consiguen captar la atención del lector, y eso que de vez en cuando tienen sus propias páginas de punto de vista narrativo. El desenlace de sus respectivas tramas los convierte en un ratón más divertido de cazar que de atrapar (como la mayoría de veces en estas tramas), un punto y aparte en las páginas de la Historia de la Galaxia.

En definitiva – James Luceno consigue en Tarkin profundizar en uno de los más elaborados villanos de la historia del cine, creando estabilidad entre las trilogías cinematográficas y todo a través de una narración corta pero enrevesada y entretenida que deja con ganas de más Lado Oscuro, más Imperio Galáctico y más Grand Moff Tarkin. Por otro lado, consigue salvar del abismo conceptos que se creían perdidos en las novelas y cómics de Legends – cosa que los lectores veteranos agradecemos de corazón.

Sergi

Anuncios

Reseña – MCU: Ant-Man

El Ant-Man de Peyton Reed (y Edgar Wright, siempre, por qué olvidarlo) es probablemente la película más ingeniosa y divertida de todo el MCU, a la misma altura pero en una categoría diferente a Guardians of the Galaxy (2014).

Probablemente así lo sea teniendo en cuenta que es un film poco esperado por el público en general y del cual teníamos miedo los seguidores del MCU desde que vimos que había problemas con la concepción, producción y dirección de la película. Pese a todo, Ant-Man se ha convertido (aun no reflejándolo en taquilla) en la película MARVEL mejor criticada de los últimos años.

Tras los eventos de los Avengers: Age of Ultron (2015) y Marvel’s AoS Season 2 (2015),  la película explica la historia de dos súper héroes, dos Hombres Hormiga. El primero, Hank Pym (Michael Douglas) un viejo científico que necesita de alguien para impedir que su joven aprendiz, Darren Cross (Corey Stoll), reproduzca las partículas Pym (que dan el poder de disminuir y aumentar de tamaño) para venderlas como fuente de poder del traje de guerra Yellowjacket; y el segundo Scott Lang (Paul Rudd) un sinvergüenza ex convicto que se convierte en el alguien que Pym necesita para recuperar las partículas y salvar el mundo, redimiéndose de paso Lang con su ex mujer y ganando el lugar que le corresponde al lado de su hija.

Ah, Pym y Lang controlan hormigas con su casco, y Evangeline Lilly también está por ahí. Es la hija de Pym y eso.

Exceptuando las tramas secundarias – la relación de Douglas con Lilly como padre e hija, el cameo de los Vengadores, y la aceptable relación entre Rudd y su familia -, Ant-Man es una aventura increíblemente entretenida y divertida, ofreciendo una concepción y desarrollo de película de atraco mezclada con la fantasía MARVEL fascinante.

Las escenas de acción son bellísimas: la interacción de Lang y Pym con las hormigas está muy bien lograda (lo que quiere decir: no parece absurda), pero no tienen nada que ver con la interacción de los personajes con el entorno en las carreras, huidas y peleas. Sencillamente fantástico.

Darren Cross es probablemente el villano más aburrido de todo MARVEL, pero compensan ant-man-poster-01secundarios hilarantes como Luís, el amigo de Scott interpretado por Michael Peña. ¿Desde cuándo no oía reír a la gente así en el cine?

Como fan acérrimo del Ant-Man de Pym, he de decir que es la peor adaptación del personaje que he visto, mucho mejor la versión animada de The Avengers: Earth’s Mightiest Heroes (2010-2012), pero Rudd consigue hacer de Scott Lang un personaje digno de las viñetas. Y como fan del MCU, claro, me encantó poder ver –

– a Hailey Atwell re-caracterizada como Carter, y al mismo Stark, John Slattery, de Iron Man 2 (2010), ¿no fue un puntazo?

En resumen: probablemente lo más ingenioso y divertido que MARVEL ha llevado a la gran pantalla, al mismo nivel que GotG, y – aunque con una trama bastante común – unos personajes y una puesta en escena increíbles. ¿Ha creado Wright una nueva peli de culto? Puede. Altamente recomendable.

Ahora a esperar a la temporada 3 de AoS, y Jessica Jones. ¡Excelsior!

Sergi

Reseña – Star Wars. Libro I, Skywalker ataca (Canon)

Vamos a ser sinceros. Cuando Disney compró Marvel todos nos llevamos las manos a la cabeza, y cuando compró la franquicia Star Wars nos las llevamos a la nuca. Pero cuando caímos en la cuenta de que eso suponía que Marvel sería la encargada de publicar los cómics de Star Wars, todos bailamos directamente La Macarena.

Disney/Marvel ya había demostrado su potencial al estrenar The Avengers en 2012 cuando se anunció la nueva trilogía de la saga galáctica y sus Anthology Films. Cuando nos dijeron que el vasto y delicioso Expanded Universe se convertía en meras Legends no-canónicas a todos nos cayó una lágrima… Sólo quedaba esperar a ver qué nuevas historias nos iban a re-contar con los cómics y novelas que se están publicando este año. Y, de forma aún más sincera, mi rabia interna me impedía dejar de lado esas “leyendas” para pasarme a lo nuevo…

Pero, qué queréis que le haga: este pasado 33 Salón Internacional del Cómic de Barcelona estaba plagado de consumidores con bolsas de Planeta Cómic publicitando el primer número de grapa de Star Wars, por un euro (¡UN EURO!) tan sólo un mes tras su publicación en USA. Así que, what the heck, había que unirse a la causa.

Y bien qué he hecho.

Parece estúpido, pero la sensación al tocar el número es espléndida – ese papel de fotografía satinada tan suave al tacto, y tan sólo abrirlo ya me di cuenta de que iba a ser bueno, ¡ni más ni menos que Joe Quesada de director creativo, ¡JOE QUESADA!! Sólo un verdadero fan de la saga podía devolverla Marvel con un:

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…

para seguir con un –

¡STAR WARS!

a doble cara y los títulos iniciales. Casi se puede sentir la música. Sencillamente fantástico.

Si tratamos el tema de la historia, Quesada y Aaron vuelven a los orígenes de los cómics Star Wars/Marvel: una historia de intriga, rebeldes contra Imperio, bien contra el mal, ambientada entre los eps. IV y V donde podemos encontrar a toda la tropa clásica – Luke, Han, Leia, Chewie, 3PO y R2 – contra el mismísimo Darth Vader. Y es que eso es lo que lo hace redondamente bueno, y es que es lo de siempre, contado de nuevo, pero de otra manera. Pura aventura, pura épica, puros clichés, al más estilo Star Wars.

Couv_242798Las ilustraciones de Cassaday y de Martin son impecables, disfrutadas hasta por mi viejo padre. Y aunque los diálogos son correctos en relación a calidad-personaje (dejando de lado la imperiosa necesidad de 3PO dejando claro el momentum en el que nos encontramos para situar al lector), la traducción pierde fuerza (que no Fuerza). Ese “tengo una muy buena corazonada” en vez de “tengo un buen presentimiento” es doloroso.

Estoy muy emocionado por poder encontrar mensualmente y tan al día esta nueva colección en casa. Una colección que podemos disfrutar toda la familia al fin: si mi padre que vio destruir la Estrella de la Muerte en cines le da el visto bueno, es que realmente es bueno. Ahora a esperar al cuatro de mayo para Darth Vader y Princesa Leia.

¡Que la Fuerza os acompañe!

Sergi

Reseña – Star Wars Rebels: Season One (Canon)

¡El fuego de la rebelión se extiende a través de la galaxia!

Star_Wars-Rebel_season_finale

The Empire is weak!

Ayer tuvo lugar el épico final de temporada de Star Wars Rebels. Aunque realmente ‘épico’ se queda corto: incursiones, batallas espaciales, duelos de luz contra oscuridad, tensión, humor, la Marcha Imperial, tres cameos inesperados… Un digno final de temporada para el inicio de una nueva época dorada para Star Wars.

Pero no es solo el hecho de que la serie recupere el espíritu de la saga original, como ya comenté en la reseña de Idiot’s Array, es el hecho de que, como consiguen las nuevas precuelas del cine y la televisión, logra explicarnos de nuevo una historia que ya conocemos desde otro punto de vista, intrigándonos, sorprendiéndonos y emocionándonos.

Es cierto que a primera vista de los catorce episodios de veinte minutos que dura la primera temporada, muchos de ellos parecen livianos y algo estúpidos. Sin embargo hay que recordar lo que decía Obi-Wan sobre los puntos de vista, y ahora que ha acabado la temporada ver el todo como una historia englobada: los tres o cuatro episodios que cojean son compensados por una primera temporada que aporta más a la saga canónica que lo que el fan esperaba (y que lo que aportaron los episodios I, II y III).

El desarrollo de los personajes de Ezra y Kanan, así como la relación entre los miembros de la célula rebelde principal, son deliciosos. Sorprende la cantidad de secundarios a los que coges cariño y de los que esperas saber más, como también –

SPOILERS AHEAD

las inesperadas muertes, apariciones de personajes como Tarkin y Vader, la crueldad que presentan junto al Inquisidor y, en general, a crudeza con la que se muestra el Imperio Galáctico.

Fascinante también la aparición magistral de Ashoka Tano, la aprendiz de Skywalker en The Clone Wars que a tantos fans nos cayó gorda en un principio y que adoramos en el momento de su partida. ¿No sería fantástico verla luchar con su antiguo maestro?

END OF SPOLER AREA

Screenshot3Star Wars Rebels: Season One ha sido un amanecer brillante para la nueva historia de origen de la Alianza Rebelde. Volver a ver a Trespeó, Erredós, y Lando ha sido un sueño. He disfrutado como un bobo, pese a sus más y sus menos, y no quepo en mi gozo al pensar que pronto tendremos más.

Ahora a esperar a  Star Wars Rebels: Season Two y, claro, Star Wars, Episode VII: The Force Awakens. Que la Fuerza os acompañe.

Sergi