Reseña – Star Wars Rebels: Season One (Canon)

¡El fuego de la rebelión se extiende a través de la galaxia!

Star_Wars-Rebel_season_finale

The Empire is weak!

Ayer tuvo lugar el épico final de temporada de Star Wars Rebels. Aunque realmente ‘épico’ se queda corto: incursiones, batallas espaciales, duelos de luz contra oscuridad, tensión, humor, la Marcha Imperial, tres cameos inesperados… Un digno final de temporada para el inicio de una nueva época dorada para Star Wars.

Pero no es solo el hecho de que la serie recupere el espíritu de la saga original, como ya comenté en la reseña de Idiot’s Array, es el hecho de que, como consiguen las nuevas precuelas del cine y la televisión, logra explicarnos de nuevo una historia que ya conocemos desde otro punto de vista, intrigándonos, sorprendiéndonos y emocionándonos.

Es cierto que a primera vista de los catorce episodios de veinte minutos que dura la primera temporada, muchos de ellos parecen livianos y algo estúpidos. Sin embargo hay que recordar lo que decía Obi-Wan sobre los puntos de vista, y ahora que ha acabado la temporada ver el todo como una historia englobada: los tres o cuatro episodios que cojean son compensados por una primera temporada que aporta más a la saga canónica que lo que el fan esperaba (y que lo que aportaron los episodios I, II y III).

El desarrollo de los personajes de Ezra y Kanan, así como la relación entre los miembros de la célula rebelde principal, son deliciosos. Sorprende la cantidad de secundarios a los que coges cariño y de los que esperas saber más, como también –

SPOILERS AHEAD

las inesperadas muertes, apariciones de personajes como Tarkin y Vader, la crueldad que presentan junto al Inquisidor y, en general, a crudeza con la que se muestra el Imperio Galáctico.

Fascinante también la aparición magistral de Ashoka Tano, la aprendiz de Skywalker en The Clone Wars que a tantos fans nos cayó gorda en un principio y que adoramos en el momento de su partida. ¿No sería fantástico verla luchar con su antiguo maestro?

END OF SPOLER AREA

Screenshot3Star Wars Rebels: Season One ha sido un amanecer brillante para la nueva historia de origen de la Alianza Rebelde. Volver a ver a Trespeó, Erredós, y Lando ha sido un sueño. He disfrutado como un bobo, pese a sus más y sus menos, y no quepo en mi gozo al pensar que pronto tendremos más.

Ahora a esperar a  Star Wars Rebels: Season Two y, claro, Star Wars, Episode VII: The Force Awakens. Que la Fuerza os acompañe.

Sergi

 

Reseña – Star Wars Rebels • S1E09: Idiot’s Array (Canon)

Lando y ChopperEl noveno episodio, y segundo tras el parón de Navidad, de Star Wars Rebels es sin duda el más divertido a la par que emocionante y entretenido que se ha emitido hasta la fecha. Kevin Hopps se sale de las tablas (como los midiclorianos en Anakin) en relación a los otros dos episodios escritos hasta ahora, Figther Flight y Out of Darkness, que habían tenido poca trascendencia en la serie.

Billy Dee Calrissian

Billy Dee Williams vuelve a calzar las botas de Lando Calrissian treinta y cinco años después.

Pero no es sólo las risas que nos hace sacar lo que dota de trascendencia a este episodio, ya que un personaje muy especial hace un cameo más que notable. Lando Calrissian vuelve con todo su mostacho y esplendor, re-interpretado por el mismísimo Billy Dee Williams que no ha perdido su glamour en treinta y cinco años.

A diferencia del cameo de Yoda (con el mítico Frank Oz dándole vida) en el pasado episodio, Lando juega en Idiot’s Array un papel muy importante cuando “contrata” al grupo de rebeldes para poder atravesar un bloqueo imperial. Digamos que se juega un Solo-Kenobi-Alderaan cambiando el papel que tendría su amigo en esta ocasión.

La situación en general es hilarante de por sí, con el dandi camelándose la tripulación femenina del Ghost, pero es el diálogo y lo bien llevadas que están las relaciones entre los personajes y las situaciones (hasta extremos casi absurdos, como la batalla vóley-playa final) lo que hace de este episodio el más cómico. Pero no cómico nivel Ewoks o Jar-Jar, cómico al más puro estilo Star Wars.

En cuanto a la escena de acción… ¡el sable láser-blaster de Ezra!

Steward Lee consigue captar lo mejor de cada momento y desarrollar la relación entre los personajes, dándoles a todos su peso oportuno (incluidos a Chopper y Sabine, que poca fuerza suelen tener) y deleitando al público con un épico retorno del mayor pirata de la galaxia.

Lo mejor: la banda sonora rescatada de El imperio contraataca, el juego de Sabbac fuera de un videojuego, las situaciones cómicas y el cerdo-globo iniciando al Lando entreprenour.

Lo peor: un villano estúpido (otra vez) y una Twi’lek esclava (otra vez).

Sergi