Reseña – Jurassic World

Veintidós años tras el estreno de la adaptación de Crichton por Spielberg al cine, Jurassic Park recibe su secuela directa de manos del director Colin Trevorrow. ¿Está a la altura de recibir su legado?

Para empezar dejemos claro que la película en general tiene mucho más sentido que The Lost World (Jurassic Park), y que Jurassic Park III jamás tuvo lugar. Esto la calificaría como la mejor secuela de la película original y la que, literalmente, continúa la labor que John Hammond inició en su primera aventura con su primer parque.

raptor-bigAunque la historia es simple y está bien arraigada – dejando de lado todo el tema de la base científica, que aunque está bien asentada flojea por varios lados -, los diálogos son de manual y los personajes totalmente planos (que no quiere decir que no tengan unos objetivos bien definidos durante toda la película).

El desarrollo de la trama es casi perfecto. En primer lugar, introducen al espectador en un mundo en el que el Jurassic World lleva diez años funcionando y lo hacen de manera espectacular – las muestras del parque de atracciones, su funcionamiento y componentes a través de Gray (Ty Simpkins, quien ya vimos en Iron Man 3) y Zach (un estupendísimo Nick Robinson), acompañados de John Williams de fondo, maravilla.

La historia avanza rápido, y una vez situados los personajes y sus prioridades, pasando por trepidantes escenas de acción (la de los pteranodones de las más terroríficas y crueles que he visto en tiempo), nos encontramos en un abrir y cerrar de ojos con el final de la película. Totalmente tópico, totalmente esperado, pero un viaje entretenido al fin y al cabo.

Bryce Dallas Howard (Claire) y Chris Pratt (Owen) brillan por su ausencia: dos talentos de la interpretación totalmente desaprovechados. Y no estamos hablando de que sean malos actores, al contrario, simplemente no se les ofrece la oportunidad de destacar en ningún momento. Y eso es una gran lástima porque Vincent D’Onofrio (Hoskins) sí tiene la oportunidad (y la aprovecha) de comerse la pantalla las pocas escenas en las que aparece.

Los elementos nostálgicos y referencias a la primera película son fetén, aunque la sutileza con la que la hagan sea poca. En ese aspecto funciona para ambos públicos: tocando la fibra nostálgica de los veteranos y avivando la curiosidad de los noveles.

T-Rex_2

Por otro lado (y quizá lo más doloroso y vergonzoso del filme) es que de nuevo les han dado personalidad a los animales, tal y como hicieron en Jurassic Park III. Probablemente lo que más aterrorizaba de la primera película era el hecho de que el T-Rex y los raptores eran animales, inteligentes, sí, pero animales al fin y al cabo con la intención de cazar y alimentarse. La creación del Indominous Rex ya es algo difícil de aceptar (aunque funcione dentro del contexto), sin embargo…

WARNING! SPOILER AREA!

… la capacidad de raciocinio y el vínculo sentimental (porque lo que ocurre en la escena final no es respeto y ni leches) de los raptores con Pratt es absurda. El Deus Ex cliché del T-Rex salvando el día era totalmente esperado, pero la alianza con el raptor que sobrevive mágicamente y quE LLEGA PARA SALVAR A PRATT A CÁMARA LENTA DE ENTRE LAS LLAMAS para que luego el Indominous sea devorado por el mosasaurio… Y la mirada de despedida entre el raptor y el rex… Y el rex rugiendo sobre el edificio… Y el paseo hacia el infinito de Owen y Claire… Por favor.

Veinte minutos terribles de película que te dejan con un final amargo.

END OF SPOILER AREA!

Jurassic World es una atracción entretenida pero poco impactante y novedosa. Es muy divertida de ver y es secuela más digna a la original que las anteriores, pero deja sin poder compararse con ella. Por otro lado, ver “dinosaurios” en la gran pantalla mola, y el personaje de Chris Pratt, si se trabaja bien, puede tener un papel imporante y destacar en Jurassic World 2 y 3, en donde esperemos que se cierren las tramas que se han abierto en esta película y entretenga, con algo más de calidad, a los espectadores…

Recordad que Hollywood siempre se abre camino.

Sergi

Reseña – MCU: Avengers: Age of Ultron

¡Atención: esta reseña NO CONTIENE SPOILERS!

Tres años después del estreno y el éxito de The Avengers, los héroes más poderosos de Marvel (y Disney) vuelven a reunirse en Avengers: Age of Ultron (Los Vengadores: la era de Ultrón en España). En esta secuela, Joss Whedon vuelve a la carga con más poder creativo que nunca junto al cast recurrente de no sólo ya su antecesora, sino también de las sagas de Iron Man, Thor y Captain America (además de nuevas caras, claro).

Age of Ultron, junto a la esperada Ant-Man, son las dos últimas películas de la Segunda Fase del Universo Cinematográfico Marvel (MCU) y de las cuales se espera mucho por parte de los fans del Universo en general y de los superhéroes en particular. Pero, ¿cumple esas expectativas? Vamos a analizar los aspectos más relevantes de su funcionamiento.

Avengers 2 funciona como secuela, pero no de la misma manera para el espectador medio que para el fan. Aunque Whedon a la hora de explicarnos la historia nos da mucha información útil para aquellos que no han visto CA: The Winter Soldier (2014), Thor: TDW (2013) o Guardians of the Galaxy (2014), o incluso evade sub-elementos de teórica importancia de Iron Man 3 (2013) y Agents of S.H.I.E.L.D. (2013 – actualidad), da por hecho que otros elementos y personajes de estas películas son conocidos por todos los espectadores. Sin embargo, la mitad de los que visitan las salas de cine van como fans de la primera película y amantes del género, ausentes de todo aquello que rodea las franquicias de súper-héroes Marvel que protagonizan el largo.

avengers-age-of-ultron2Por otro lado, el hecho de que no conozcan las tramas y sub-tramas no implica que no puedan disfrutar de un nuevo y más profundo desarrollo de sus personajes preferidos (gracias por este nuevo y aprovechado Hawkeye de Jeremy Renner), así como de escenas de acción trepidantes y una trama clásica bien construida, con todos aquellos elementos y clichés que se esperan de la misma. ¿Funciona como secuela, pues? Sí, en parte, pero mucho mejor como un  capítulo más de la Saga del Infinito.

Si hablamos desde el punto de vista cinematográfico, la película presenta elementos de los que estar orgullosa: un guion divertido y emocionante, clásico de una buena película de entretenimiento y superhéroes; unos personajes (y villanos) mucho más desarrollados de lo esperable en este ámbito e interpretados por un cast que derrocha química en pantalla; y un tempo bien pausado – al menos mucho mejor que el de su antecesora. AoU contiene unas de las mejores escenas de acción jamás vistas en el cine, rodadas con la tecnología práctica y generada por ordenador más avanzadas que combinan deliciosamente en pantalla (muy, muy fan de los planos secuencia y travellings de combate que abundan en el filme). Aun así, a diferencia de lo que comentábamos en la reseña de Marvel’s Daredevil, la cinematografía se centra en explicar la historia de la manera más impactante y entretenida posible sin aprovechar las infinitas posibilidades que puede ofrecer el cine para contarnos lo que ocurre.

Como adaptación de cómic (ya no hablamos de historia, hablamos de personajes y aquí sí que podemos encontrar algo que nos destripe conceptos, no la peli en sí, aviso), la película deja un muy, muy buen sabor de boca. Si algo me daba miedo era el trato de Ultron (James Spader): en el tráiler se mostraba un humanoide-transformer con personalidad humana muy diferente a los cómics, sin embargo todo cobra sentido al darnos cuenta de que el Ultron del MCU no es más que un Tony Stark (Robert Downey Jr.) de latón. Es cuestión de comprender y acostumbrarse.

El desarrollo de cuatro personajes impacta para muy bien, ciertamente. El Barton de AoU es por fin aquello que siempre quisimos que fuera, y no lo que vimos en The Avengers (también se explica por qué no le hemos visto desde antes de que cayera S.H.I.E.L.D. en CA: TWS). Los gemelos Maximoff son, por suerte, mucho más profundos y tangibles de lo que se esperaría de ellos en lo que salen de película – se empieza a ver por dónde van los tiros con Wanda (Elizabeth Olsen) y, bueno, al menos Pietro (Aaron Taylor-Johnson) no es el mismo personaje de X-Men: Days of Future Past (2014). Y, claro, luego tenemos a Vision… Wow. No digo nada, y lo digo todo.

vision-avengers-age-of-ultron

En resumen: aunque The Avengers: Age of Ultron no es la película que podría haber llegado ser, roza la perfección superando en casi todos los aspectos a su antecesora. Divertida y entretenida para todos los públicos (fans y amantes del género), es una película para ver una y otra vez – llena de acción y elementos increíbles, corta para su larga duración, y con una BSO de lujo (con leitmotivs de antecesoras, ¡gracias Danny Elfman!). Además, avanza enormemente con la trama del MCU y nos da mucho hype por ver qué ocurre en Ant-Man y aquello que nos vaya a brindar en tres años Avengers: Infinity War, Part I.

En fin, creo que voy a verla otra vez. Avengers…!

Sergi

Reseña – MCU: Marvel’s Daredevil

¡Por fin! El hecho de que ABC, y por consiguiente Disney, adaptara los cómics Marvel a la televisión del Marvel Cinematographic Universe (MCU) nos auguraba un futuro mark-steven-johnsoniano para todas aquellas historias oscuras que el universo de papel y tinta nos podía brindar: Dardevil, The Defenders, The Punisher, Moon Knight… Historias demasiado oscuras para el target de The Avengers Saga y que, adaptadas a todos los públicos, perderían la esencia de estos anti-héroes, como pasó en los cines a principio de la década pasada.

Sin embargo gracias a las libertades que un servidor privado como Netflix puede ofrecer, Marvel’s Daredevil de Drew Goddard nos trae sin duda la mejor adaptación posible para el Hombre sin miedo en las pantallas. Un brillante – o no tanto, por contexto – primer capítulo de The Defenders Saga que se merece con todos los puntos haber sido renovada para una segunda temporada (esperemos que con el mismo y perfecto formato de 13 episodios de 50 mins., BBC Style).

Pero, ¿por qué funciona esta serie tan bien? ¿Qué es lo que hace que le hayan llovido críticas tan positivas desde todos los ámbitos? Hay tres factores que hagan que funcione, y uno de ellos no es la originalidad de la historia – al fin y al cabo no es lo que nos cuenta (otra origin story clásica), sino cómo lo hace.

En primer lugar la historia funciona para el aficionado a las series de TV. Daredevil es al fin y al cabo un thriller de abogados con algo de acción, estilo Boston Legal meets The Wire. El añadido superhéroes está más que bien integrado, tan sutil y razonablemente que acabas creyendo que todo lo que ocurre en la serie es viable – excepto cuando se pone el traje rojo con cuernos, claro.

Como comentábamos, la trama de la serie es muy básica y desde el minuto uno sabes cómo acabará e incluso intuir qué personajes llegarán hasta el final. No obstante, lo que realmente importa en este caso es el proceso y desarrollo de los acontecimientos, ligados por unos personajes tan profundos que de incluso los secundarios no da tiempo a conocer sus pasados e identidades, ¡dejando con ganas de mucho más! De hecho, es difícil destacar alguno de ellos – exceptuando, claro, el impecable Wilson Fisk de Vincent D’Onofrio.

daredevil_horizontal-5characters_us-main

En segundo lugar, la serie funciona desde un punto de vista cinematográfico. La calidad técnica es impecable – muy, muy fan de los planos secuencia que abundan en la serie, comenzando por La Pelea del Pasillo del Ep. 2. Hay muchas maneras de contar una historia, y Marvel’s Daredevil utiliza todo aquello que el formato audiovisual puede ofrecer al máximo para contárnosla.

Los guiones de cada episodio son deliciosos, y es que las conversaciones, aun llenas de tópicos y frases imposibles sacadas de estados de Facebook, son totalmente creíbles en unos contextos y personajes tan bien diseñados como interpretados. El tempo de la historia es bueno, y gracias al cielo se toman su tiempo a explicar los eventos tal y como haga falta – en un Ep. pueden pasar dos días como una sola noche durante tres de ellos.

Por último, la historia funciona a nivel fan: como adaptación del cómic y parte del MCU. Es muy difícil adaptar un personaje como Daredevil de forma creíble a las pantallas, y sobre todo a un Kingpin que tenga unas creencias y valores más allá de las económicas, como el clásico villano de los ’70. Sin embargo la conversión del papel a la pantalla es más que creíble (oscura y terrible, como la misma realidad), dotando a cada personaje (cual más cual menos) de una personalidad tan real y empática que ni el espectador podrá decidirse con quién aliarse hasta el final de la temporada. Quitando de lado – por gustos, ya – el traje, es probablemente la mejor adaptación al MCU hasta la fecha.

Las referencias a este Universo, además, no paran de darse: podemos situar por contexto gracias a las conversaciones y diarios que todo tiene lugar tras la Batalla de Nueva York de The Avengers (2012) (la torre Vengadores se puede avistar de fondo de vez en cuando). Encontramos referencias en diarios a los eventos de The Incredible Hulk (2009), elementos de Agent Carter (2015) y referencias a todo aquello que vendrá más adelante – Las Puertas, la novia griega de Murdock, el curioso símbolo en los paquetes de heroína… Haría un análisis más profundo, pero ya se nos iría el santo al cielo— o el demonio al infierno.

Con muchas ganas ahora de ver Agents of S.H.I.E.L.D. y Avengers: Age of Ultron… y con más ganas de una segunda temporada de Daredevil para seguir más tarde este año con A.K.A. Jessica Jones.

Sergi

Reseña – Star Wars Rebels: Season One (Canon)

¡El fuego de la rebelión se extiende a través de la galaxia!

Star_Wars-Rebel_season_finale

The Empire is weak!

Ayer tuvo lugar el épico final de temporada de Star Wars Rebels. Aunque realmente ‘épico’ se queda corto: incursiones, batallas espaciales, duelos de luz contra oscuridad, tensión, humor, la Marcha Imperial, tres cameos inesperados… Un digno final de temporada para el inicio de una nueva época dorada para Star Wars.

Pero no es solo el hecho de que la serie recupere el espíritu de la saga original, como ya comenté en la reseña de Idiot’s Array, es el hecho de que, como consiguen las nuevas precuelas del cine y la televisión, logra explicarnos de nuevo una historia que ya conocemos desde otro punto de vista, intrigándonos, sorprendiéndonos y emocionándonos.

Es cierto que a primera vista de los catorce episodios de veinte minutos que dura la primera temporada, muchos de ellos parecen livianos y algo estúpidos. Sin embargo hay que recordar lo que decía Obi-Wan sobre los puntos de vista, y ahora que ha acabado la temporada ver el todo como una historia englobada: los tres o cuatro episodios que cojean son compensados por una primera temporada que aporta más a la saga canónica que lo que el fan esperaba (y que lo que aportaron los episodios I, II y III).

El desarrollo de los personajes de Ezra y Kanan, así como la relación entre los miembros de la célula rebelde principal, son deliciosos. Sorprende la cantidad de secundarios a los que coges cariño y de los que esperas saber más, como también –

SPOILERS AHEAD

las inesperadas muertes, apariciones de personajes como Tarkin y Vader, la crueldad que presentan junto al Inquisidor y, en general, a crudeza con la que se muestra el Imperio Galáctico.

Fascinante también la aparición magistral de Ashoka Tano, la aprendiz de Skywalker en The Clone Wars que a tantos fans nos cayó gorda en un principio y que adoramos en el momento de su partida. ¿No sería fantástico verla luchar con su antiguo maestro?

END OF SPOLER AREA

Screenshot3Star Wars Rebels: Season One ha sido un amanecer brillante para la nueva historia de origen de la Alianza Rebelde. Volver a ver a Trespeó, Erredós, y Lando ha sido un sueño. He disfrutado como un bobo, pese a sus más y sus menos, y no quepo en mi gozo al pensar que pronto tendremos más.

Ahora a esperar a  Star Wars Rebels: Season Two y, claro, Star Wars, Episode VII: The Force Awakens. Que la Fuerza os acompañe.

Sergi

 

Reseña – MCU: Agent Carter

Tras una parece-que-primera-de-muchas temporada, Agent Carter ha cerrado su trama con un espléndido octavo episodio esta semana. Siguiendo los pasos de Agents of S.H.I.E.L.D. (AOS), este extenso One Shot de MARVEL (el primero de muchos, ya que Daredevil le sigue de cerca en abril) ha dado mucho que hablar, además de tocado temas relevantes para la trama general del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU). Y a mí me ha encantado.

Ya no es sólo la ambientación y cinematografía, sino cómo consiguen lo imposible: interesarse por una trama-precuela que ya sabemos cómo va a acabar (o cómo no va a hacerlo, al menos). Y es que, para situarnos un poco, Agent Carter tiene lugar históricamente en el MCU tras los eventos de Captain America: The First Avenger (2011) y el One Shot Agent Carter, que se incluye como extra en las versiones físicas de Iron Man 3 (2013).

Gracias a dicho cortometraje, Captain America: The Winter Soldier (CA:TWS) y AOS sabíamos que Peggy Carter (Hailey Atwell) debía acabar fundando S.H.I.E.L.D. junto a Howard Stark (Dominic Cooper)… entonces, ¿qué es lo que nos engancha de la serie?

Empezamos por lo más interesante: una trama. Como toda serie de espías, Agent Carter nos presenta un misterio y una investigación encubierta, que durante todo el relato de los sucesos juega con nuestras percepciones y nos conduce a situaciones límite, en ocasiones, grotescamente inesperadas.

Además, la concepción de eventos y escenarios al más puro Bond, pero veinte años antes, atrae mucho la atención del espectador, sobre todo cuando consiguen hacerte recordar que los acontecimientos están teniendo lugar en la Nueva York de la post-guerra. Todo acompañado, claro, de la mágica esencia MARVEL y los inventos de Stark Industries. Sencillamente delicioso.

Por supuesto la joya la encontramos en la concepción y desarrollo de personajes.

Peggy Carter presenta un principal perfecto y el mayor atractivo de la serie – y no por su belleza y el exquisito acting de Atwel (que también), sino por su papel revolucionario y feminista en una sociedad que, en el fondo, no va desentendida de cómo somos actualmente. Carter representa el cambio en una sociedad que debería haber cambiado, así como la interminable lucha por los derechos e igualdades en la misma. Es inteligente y fuerte en todos los sentidos, pues debe afrontar más que los problemas que se nos puedan presentar en el día a día – ya sean unos rufianes o el recuerdo de un ser querido.

DOMINIC COOPER, HAYLEY ATWELL, JAMES D'ARCY

Stark. Carter. Jarvis.

 

Edwin Jarvis (James D’Arcy) es un excelente compinche y ayudante. Sin duda mi personaje preferido, es una perfecta adaptación del personaje del cómic original (quizá no físicamente). Aporta a la serie ese toque de humor británico que, de alguna manera, el personaje de Stark no aporta aun dejando de lado su ausencia.

Los miembros de la S.S.R. y amigas y vecinas de Carter son un buen ejemplo de secundarios perfectamente desarrollados sin importar su papel en la serie. Muy, muy fan del personaje del Jefe Dooley magistralmente interpretado por Shea Whigham.

Y he aquí el plato gordo: el enemigo. La concepción de LEVIATHAN, el Proyecto Black Widow y la crudeza con las que se desarrollan los eventos, además de…

SPOILER ALERT!

… la re-concepción de H.Y.D.R.A. a través del cameo de Armin Zola (Toby Jones) en la series finale, o el hecho de que se nos confirme que, tal y como se mostraba en el One Shot All Hail The King (junto a Thor: The Dark World (2013)), el Mandarín anda por ahí vivito y coleando.

END OF THE SPOILER ZONE

Resumiendo. Tal y cómo habían hecho con AOS, sabía que Agent Carter sería una gran serie. La esperé como fan del MCU desde el One Shot, pero ha superado mis expectativas como espectador y fan, así como cineasta (no tanto como guionista). Entretenida, bien construida, fluida, con unos personajes y actores exquisitos – ¡además de chicha para el MCU y los marvelitas!

Por suerte parece que va a haber una segunda temporada – hasta entonces, Carter aparecerá de nuevo en Avengers: Age of Ultron. Y yo no me la voy a perder.

Sergi