Proyectos – los buenos por qué de mi desaparición

Hará mañana un mes que no publico absolutamente nada en el web-blog, y es que he estado muy ocupado.

Para empezar me he graduado, ya soy maestro de inglés, cosa que agradezco mucho. Han sido cuatro años muy largos y muy duros – pero ahí estoy, un maestro más sin poder ejercer.

Sin embargo, aunque el mundo de la escolarización no parezca aparecer en mucho tiempo en mi vida (ni yo atendiendo ni ejerciendo como docente), no significa que no pueda seguir utilizando mi profesión como medio educativo además de entretenimiento… Y es que ahora mismo estoy desaparecido por haberme embarcado en cuatro proyectos bien diferentes:

  • El spot cinematográfico: desde hace un mes que ando liado colaborando con la ONG STOP Accidentes en un nuevo spot de prevención de fatalidades en las carreteras. Mi objetivo es tratar de causar el mayor impacto posible en un tipo de anuncio hacia los que, desgraciadamente, la sociedad siente ya empatía cero. ¿Cómo podrán los chicos de VisionFES y STOP Accidentes cambiar este hecho? Ya lo veréis – y en cines -, pues estamos bastante convencidos de que podemos influir un pequeño gran cambio en la sociedad con este proyecto.
  • El guión de espectáculo radiofónico: me enorgullece anunciar que a partir de ahora formo parte del equipo de guionistas bajo las órdenes de Nacho López Echeverría, Cheve: canta-autor, actor de doblaje y creador del programa radiofónico en vivo La última emisora, que lo petará en Madrid. Me uno al mismo Cheve y a otros grandes guionistas en la composición de los nuevos programas – podéis engancharos y escuchar el Piloto aquí.
  • La novela gráfica: dando vueltas de mi cabeza a un cajón, de un cajón a un dossier como proyecto de cortometraje, y de proyecto audiovisual a novela gráfica por fin estoy en la labor de dar vida a mi primera novela gráfica de fantasía C A V I T Y – el primero de tres ensayos sobre la vida desde tres puntos de vista muy, muy diferentes. Para poder hacer tangible a esta idea uno fuerzas con el fantástico ilustrados Oriol Tuca, cuyo trazo digno del Moon Knight de Sienkiewicz podría dar vida fácilmente a cualquier cuento parido por Neil Gaiman… He aquí su blog – ¡espero estar a la altura!
  • El cuento educativo: finalmente, uno fuerzas con el maestro e ilustrador infantil Jere Oner para la elaboración de una serie de cuentos infantiles educativos con la intención de integrar la lengua extranjera (inglés) con el entretenimiento infantil. Podéis visitar su blog aquí, y pronto tendréis más noticias.

Todos estos proyectos, o la mayoría al menos, bajo la firma Vision Factory – mi empresa de medios y entretenimiento multi-plataforma. Dentro de la misma sigo colaborando en todo aquello que se necesite de mí, desde echar una mano construyendo un Iron Man 1/1 a participar como actor en algún que otro metraje.

Aunque este verano estaré algo out, escribiendo y buscando cómo encauzar bien todos estos proyectos, seguiré con las reseñas de todo aquello que necesite reseñarse. Espero poder trabajar una reflexión acerca de Inside Out y de MARVEL’S Ant-Man las próximas semanas, y de empezar una nueva sección con reseñas vintage titulada ENCARECIDAMENTE, donde encarecidamente recomiende pelis y series que me gustan.

Así que ya sabéis, no os abandono: os quiero más que nunca y sigo trabajando para educar, inspirar y entretener.

Sergi

Reseña – MCU: Marvel’s Daredevil

¡Por fin! El hecho de que ABC, y por consiguiente Disney, adaptara los cómics Marvel a la televisión del Marvel Cinematographic Universe (MCU) nos auguraba un futuro mark-steven-johnsoniano para todas aquellas historias oscuras que el universo de papel y tinta nos podía brindar: Dardevil, The Defenders, The Punisher, Moon Knight… Historias demasiado oscuras para el target de The Avengers Saga y que, adaptadas a todos los públicos, perderían la esencia de estos anti-héroes, como pasó en los cines a principio de la década pasada.

Sin embargo gracias a las libertades que un servidor privado como Netflix puede ofrecer, Marvel’s Daredevil de Drew Goddard nos trae sin duda la mejor adaptación posible para el Hombre sin miedo en las pantallas. Un brillante – o no tanto, por contexto – primer capítulo de The Defenders Saga que se merece con todos los puntos haber sido renovada para una segunda temporada (esperemos que con el mismo y perfecto formato de 13 episodios de 50 mins., BBC Style).

Pero, ¿por qué funciona esta serie tan bien? ¿Qué es lo que hace que le hayan llovido críticas tan positivas desde todos los ámbitos? Hay tres factores que hagan que funcione, y uno de ellos no es la originalidad de la historia – al fin y al cabo no es lo que nos cuenta (otra origin story clásica), sino cómo lo hace.

En primer lugar la historia funciona para el aficionado a las series de TV. Daredevil es al fin y al cabo un thriller de abogados con algo de acción, estilo Boston Legal meets The Wire. El añadido superhéroes está más que bien integrado, tan sutil y razonablemente que acabas creyendo que todo lo que ocurre en la serie es viable – excepto cuando se pone el traje rojo con cuernos, claro.

Como comentábamos, la trama de la serie es muy básica y desde el minuto uno sabes cómo acabará e incluso intuir qué personajes llegarán hasta el final. No obstante, lo que realmente importa en este caso es el proceso y desarrollo de los acontecimientos, ligados por unos personajes tan profundos que de incluso los secundarios no da tiempo a conocer sus pasados e identidades, ¡dejando con ganas de mucho más! De hecho, es difícil destacar alguno de ellos – exceptuando, claro, el impecable Wilson Fisk de Vincent D’Onofrio.

daredevil_horizontal-5characters_us-main

En segundo lugar, la serie funciona desde un punto de vista cinematográfico. La calidad técnica es impecable – muy, muy fan de los planos secuencia que abundan en la serie, comenzando por La Pelea del Pasillo del Ep. 2. Hay muchas maneras de contar una historia, y Marvel’s Daredevil utiliza todo aquello que el formato audiovisual puede ofrecer al máximo para contárnosla.

Los guiones de cada episodio son deliciosos, y es que las conversaciones, aun llenas de tópicos y frases imposibles sacadas de estados de Facebook, son totalmente creíbles en unos contextos y personajes tan bien diseñados como interpretados. El tempo de la historia es bueno, y gracias al cielo se toman su tiempo a explicar los eventos tal y como haga falta – en un Ep. pueden pasar dos días como una sola noche durante tres de ellos.

Por último, la historia funciona a nivel fan: como adaptación del cómic y parte del MCU. Es muy difícil adaptar un personaje como Daredevil de forma creíble a las pantallas, y sobre todo a un Kingpin que tenga unas creencias y valores más allá de las económicas, como el clásico villano de los ’70. Sin embargo la conversión del papel a la pantalla es más que creíble (oscura y terrible, como la misma realidad), dotando a cada personaje (cual más cual menos) de una personalidad tan real y empática que ni el espectador podrá decidirse con quién aliarse hasta el final de la temporada. Quitando de lado – por gustos, ya – el traje, es probablemente la mejor adaptación al MCU hasta la fecha.

Las referencias a este Universo, además, no paran de darse: podemos situar por contexto gracias a las conversaciones y diarios que todo tiene lugar tras la Batalla de Nueva York de The Avengers (2012) (la torre Vengadores se puede avistar de fondo de vez en cuando). Encontramos referencias en diarios a los eventos de The Incredible Hulk (2009), elementos de Agent Carter (2015) y referencias a todo aquello que vendrá más adelante – Las Puertas, la novia griega de Murdock, el curioso símbolo en los paquetes de heroína… Haría un análisis más profundo, pero ya se nos iría el santo al cielo— o el demonio al infierno.

Con muchas ganas ahora de ver Agents of S.H.I.E.L.D. y Avengers: Age of Ultron… y con más ganas de una segunda temporada de Daredevil para seguir más tarde este año con A.K.A. Jessica Jones.

Sergi

Reseña – MCU: Agent Carter

Tras una parece-que-primera-de-muchas temporada, Agent Carter ha cerrado su trama con un espléndido octavo episodio esta semana. Siguiendo los pasos de Agents of S.H.I.E.L.D. (AOS), este extenso One Shot de MARVEL (el primero de muchos, ya que Daredevil le sigue de cerca en abril) ha dado mucho que hablar, además de tocado temas relevantes para la trama general del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU). Y a mí me ha encantado.

Ya no es sólo la ambientación y cinematografía, sino cómo consiguen lo imposible: interesarse por una trama-precuela que ya sabemos cómo va a acabar (o cómo no va a hacerlo, al menos). Y es que, para situarnos un poco, Agent Carter tiene lugar históricamente en el MCU tras los eventos de Captain America: The First Avenger (2011) y el One Shot Agent Carter, que se incluye como extra en las versiones físicas de Iron Man 3 (2013).

Gracias a dicho cortometraje, Captain America: The Winter Soldier (CA:TWS) y AOS sabíamos que Peggy Carter (Hailey Atwell) debía acabar fundando S.H.I.E.L.D. junto a Howard Stark (Dominic Cooper)… entonces, ¿qué es lo que nos engancha de la serie?

Empezamos por lo más interesante: una trama. Como toda serie de espías, Agent Carter nos presenta un misterio y una investigación encubierta, que durante todo el relato de los sucesos juega con nuestras percepciones y nos conduce a situaciones límite, en ocasiones, grotescamente inesperadas.

Además, la concepción de eventos y escenarios al más puro Bond, pero veinte años antes, atrae mucho la atención del espectador, sobre todo cuando consiguen hacerte recordar que los acontecimientos están teniendo lugar en la Nueva York de la post-guerra. Todo acompañado, claro, de la mágica esencia MARVEL y los inventos de Stark Industries. Sencillamente delicioso.

Por supuesto la joya la encontramos en la concepción y desarrollo de personajes.

Peggy Carter presenta un principal perfecto y el mayor atractivo de la serie – y no por su belleza y el exquisito acting de Atwel (que también), sino por su papel revolucionario y feminista en una sociedad que, en el fondo, no va desentendida de cómo somos actualmente. Carter representa el cambio en una sociedad que debería haber cambiado, así como la interminable lucha por los derechos e igualdades en la misma. Es inteligente y fuerte en todos los sentidos, pues debe afrontar más que los problemas que se nos puedan presentar en el día a día – ya sean unos rufianes o el recuerdo de un ser querido.

DOMINIC COOPER, HAYLEY ATWELL, JAMES D'ARCY

Stark. Carter. Jarvis.

 

Edwin Jarvis (James D’Arcy) es un excelente compinche y ayudante. Sin duda mi personaje preferido, es una perfecta adaptación del personaje del cómic original (quizá no físicamente). Aporta a la serie ese toque de humor británico que, de alguna manera, el personaje de Stark no aporta aun dejando de lado su ausencia.

Los miembros de la S.S.R. y amigas y vecinas de Carter son un buen ejemplo de secundarios perfectamente desarrollados sin importar su papel en la serie. Muy, muy fan del personaje del Jefe Dooley magistralmente interpretado por Shea Whigham.

Y he aquí el plato gordo: el enemigo. La concepción de LEVIATHAN, el Proyecto Black Widow y la crudeza con las que se desarrollan los eventos, además de…

SPOILER ALERT!

… la re-concepción de H.Y.D.R.A. a través del cameo de Armin Zola (Toby Jones) en la series finale, o el hecho de que se nos confirme que, tal y como se mostraba en el One Shot All Hail The King (junto a Thor: The Dark World (2013)), el Mandarín anda por ahí vivito y coleando.

END OF THE SPOILER ZONE

Resumiendo. Tal y cómo habían hecho con AOS, sabía que Agent Carter sería una gran serie. La esperé como fan del MCU desde el One Shot, pero ha superado mis expectativas como espectador y fan, así como cineasta (no tanto como guionista). Entretenida, bien construida, fluida, con unos personajes y actores exquisitos – ¡además de chicha para el MCU y los marvelitas!

Por suerte parece que va a haber una segunda temporada – hasta entonces, Carter aparecerá de nuevo en Avengers: Age of Ultron. Y yo no me la voy a perder.

Sergi

Reseña – Derek

Ricky Gervais es una de las celebridades vivas a las que más admiro. Y es que no solamente es un brillante guionista y director, así como actor y cómico en general, sino que es una bellísima persona. Inteligente, divertido y atrevido son las palabras que le definirían mejor (al menos, a través de lo que deja ver en sus redes sociales), y es así una persona comprometida con el arte, los derechos humanos y los animales.

Tomemos la descripción del humorista británico del párrafo anterior y cambiemos su nombre por el título de su última serie de televisión: Derek es Ricky en cuerpo y alma.

El amor por lo sencillo

#DerekSays be nice to animals.

Gervais, aparte de innumerables shows y monólogos (sus hostings de los Golden Globes son hilarantes), es el padre de dos brillantes comedias, Extras y la considerada una de las mejores series de los último veinte años The Office. Sin embargo Derek es la culminación de su obra como artista y persona: divertida, crítica y entrañable a más no poder.

La serie gira alrededor de Derek Knoves (interpretado por Gervais), un alegre cincuentón con la mente e imaginación de un niño de diez años que trabaja en el geriátrico Broad Hill. Le acompañan siempre la directora del centro, Hannah, y sus mejores amigos Dougie el encargado de mantenimiento, y el pervertido y borracho sintecho Kev. Gracias al programa de televisión que está siguiendo la vida de Derek (el formato de la sitcom es similar al utilizado posteriormente en The Office), podremos seguir la evolución de Derek y su percepción de la vida y la muerte, de la bondad, del amor y lo maravillosa que puede ser la vida si quieres. La vida es simple, pero eso no significa que sea fácil.

Con únicamente dos temporadas de seis episodios cada una (durando cada uno de ellos tan solo veinte minutos) y un especial de cuarenta y cinco minutos estrenado la pasada Navidad, Derek mantiene una calidad exquisita de principio a fin, con unos personajes muy bien desarrollados en un entorno creíble y unos extras que no merecen ser etiquetados como tal.

Los Tres de Broad Hill

De derecha a izquierda – Kev (David Earl), Derek (Ricky Gervais), Dougie (Karl Pilkington) y Poppy el conejo.

Personalmente me atrevería a decir que Derek es una de esas piezas de arte que me ha cambiado la vida. No sólo me he reído y me he encariñado con los diferentes personajes de la serie (todos increíblemente bien trabajados e interpretados), o soltado una lágrima – o más de una -, en la gran mayoría de episodios, sino que me ha dado la oportunidad de reflexionar y aprender acerca de temas tan comunes que tardamos eones en darnos cuenta de lo importantes y lo profundos que son, amén de importantes en nuestra vida.

Me siento orgulloso de decir que tras ver Derek me siento un hombre nuevo, un hombre mejor. Mucho más feliz de mi vida y de lo que me rodea. Apreciando el día a día y sus pequeñas cosas mucho, mucho más.

La recomiendo más que encarecidamente.

Sergi