Día internacional de la poesía 2022

Una canción más de esas que juegan a no entenderse – 8 de octubre de 2020

Echo de menos echarte de menos
excepto al echarte de más cuando menos me lo espero.
Es entonces, me temo, cuando intento olvidar,
echarte sin más de entre ciertos pensamientos.

Y no te vas.

Siempre vuelves, sempiterna serpiente,
y me tientas entre dientes, doliente,
¡ay, mi suerte!

Pobrecito el corazón, desprovisto de razón
que ya sólo le queda poder cantar esta canción
y rezar:

Rezar a un dios que se ha ido, 
esperando esperar la esperanza del niño
que aún cree que si sopla y sopla
podrá desmontar la montaña roca a roca.

La cabeza le dice la verdad y él la ignora.

Echo de menos echarte de menos
excepto al echarte de más cuando menos me lo espero.
Es entonces, me temo, cuando intento olvidar,
echarte sin más de entre ciertos pensamientos.

Y no te vas.

Siempre vuelves, sempiterna serpiente,
y me tientas entre dientes, doliente,
¡ay, mi suerte! 

Ay, mi suerte...

De ayer hace ya diez años y en tres minutos se acaba el hoy:
me siento como una extraña consciente de que nunca fui quien soy.
La única constante es el cambio y en cambio decides quedarte presente en mi mente.
Si lo llego a saber, ¡ay!, si lo llego a saber,
no sé para qué te digo nada.

En la portada, una fotografía tomada al bar adyacente a la Filmoteca de Catalunya allá por 2017.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s